Apicultores en Yucatán

El cultivo de la abeja Apis mellifera ha generado una actividad de alto valor económico en la región que favorece una exportación anual de 10 000 toneladas de miel. Se estima que alrededor de 6000 campesinos se dedican al cultivo de abejas para la producción de miel, con cerca de 240 000 colonias distribuidas en todo el estado. La mayor proporción de los apicultores en la Península de Yucatán son campesinos de escasos recursos económicos que se dedican al cultivo de maíz y frutas, cría de animales de granja y varios tipos de trabajo asalariado.

La calidad de la miel de la Península de Yucatán es reconocida en el mundo por sus aromas, sabores y por su cosecha proveniente de plantas como el taj y el ts’its’ilche, entre otras. Así, la apicultura en Yucatán favorece la persistencia de la diversidad de la flora tropical.

Sin embargo, en las últimas décadas se ha registrado una declinación reciente causada por varios factores, como la deficiente administración y dispersión de la abeja africanizada en los apiarios; aparición de enfermedades, tales como varroasis; paso de huracanes; y precios variables y bajos para el productor.

En la Península de Yucatán continua vigente el potencial para una nueva etapa de desarrollo de la producción de miel, pues persisten las condiciones naturales favorables de los diversos tipos de selvas, así como la experiencia de los apicultores y las relaciones establecidas en el mercado internacional.

Para ello serán necesarias aplicar algunas acciones que fortalezcan la apicultura tales como:

  • Programas de capacitación, financiamiento y capitalización para los apicultores. Actualmente existen organizaciones que ofrecen capacitación a los apicultores, como por ejemplo Herifer Irternacional que tiene como objetivo acabar con el hambre y la pobreza en todo el mundo a través de sus programas de capacitación de buenas prácticas de manejo apícola
  • Desarrollo y aprovechamiento de nuevos mercados y productos. Por esto es importante generar un valor agregado y nuevos usos a la miel producida por los apicultores de la región, tal es el caso de la miel en polvo.
  • Fortalecimiento del consumo interno de miel. Es importante que el mercado local consuma miel como parte de su dieta diera, a pesar de ser de los principales productores de miel su consumo en el país es mínimo, la gran mayoría es consumida en países europeos.
  • Disminución de la velocidad de destrucción de las selvas.

Estas son algunos puntos que ayudarán a fortalecer la economía de los productores apícolas, pero es un trabajo en conjunto de la comunidad, apicultores, instituciones privadas y publicas y consumidores para poder llevar a cabo estas tareas.

Referencias.

  1. Carlos Manuel Echazarreta González. Apicultura y producción de miel www.cicy.mx
  2. www.heifer-mexico.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *