Consumir miel y otras maneras de ayudar a las abejas

En periodos recientes hemos escuchado mucho sobre qué tan importantes son las abejas para los humanos y el peligro que representa su desaparición para el equilibrio de los ecosistemas.

Las abejas son animales fundamentales para el equilibrio natural, los ecosistemas y la vida de todos los que habitamos el planeta.

Su principal función es la de polinizar y aunque existen otros insectos capaces de efectuar este proceso, las abejas son las más importantes ya que de las 100 especies de cultivos que abastecen el 90% de los alimentos del mundo, las abejas polinizan más del 70% de ellos. ¡Una cantidad increíble!

Por esa razón, una disminución considerable o la definitiva desaparición de esta especie representa un gran peligro para todos los que habitamos en el planeta, pues prácticamente la actividad agrícola también desaparecería, lo que resultaría en la desaparición de aproximadamente un tercio de los alimentos que consumimos.

Pero… ¿Por qué este tema ha tomado relevancia? y más importante aún, al consumir productos derivados de la miel ¿estamos ayudando o perjudicando a las abejas?

Este tema ha tomado relevancia ya que desde el año 2006 científicos norteamericanos acuñaron el término “Síndrome de Colapso de las Abejas” o Colony Collapse Disorder (CCD), para definir la inexplicable y masiva desaparición de abejas que se presentó en norteamérica, parte de Europa, Medio Oriente y Japón, este fenómeno causó pérdidas de entre el 50% y 90% de las colmenas de abejas en un periodo de pocas semanas.

Las causas de este fenómeno son muy diversas, sin embargo entre las principales se encuentran: agentes físicos como el clima, el calentamiento global, la radiación ultravioleta. Agentes químicos como el uso de repelentes, pesticidas y herbicidas, entre otros.

Por último, saber si estamos ayudando a las abejas al consumir miel: cuando la forma de producción de la miel está regulada y se tienen prácticas sustentables es cuando ayudamos a las abejas, ya que los productores están capacitados para evitar el uso de agentes contaminantes que puedan poner en riesgo la vida de sus colmenas, además el consumo de la miel incentiva que mayor cantidad de apicultores incrementen su producción y siempre cuando esta sea empleada de una manera correcta, estaremos ayudando a las abejas.

Hoy 20 de mayo, Día Mundial de las abejas es aún más relevante hablar de este tema y empezar a ayudar pequeñas acciones desde nuestro hogares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *